El mesias

lunes, 25 de marzo de 2013

Homo Antecessor

Homo antecessor es una especie extinta perteneciente al género Homo, considerada la especie homínida más antigua de Europa y probable ancestro de la línea Homo heidelbergensis - H. neanderthalensis. Vivió hace unos 800 000 años (Calabriense, Pleistoceno temprano). Eran individuos altos, fuertes, con rostro de rasgos arcaicos y cerebro más pequeño que el del hombre actual, y con menos circunvoluciones cerebrales.


La definición de esta especie es fruto de los más de ochenta restos hallados desde 1994 en el nivel TD6 del yacimiento de Gran Dolina en la Sierra de Atapuerca, y que datan de hace 850 000 a 750.000 años, según mediciones paleomagnéticas.

De acuerdo con sus descubridores, entre los caracteres anatómicos de estos homínidos cabe destacar un conjunto de rasgos muy primitivos en el aparato dental, que llevaron a establecer una relación entre éstos y los homínidos africanos del Pleistoceno Inferior. Una mandíbula muy bien conservada de una mujer H. antecessor, de entre 15 y 16 años, recuperada del yacimiento de la Gran Dolina tiene similitudes muy claras con las del Hombre de Pekín (Homo erectus), lo que sugiere un origen asiático de H. antecessor. Sin embargo, el patrón de desarrollo y erupción de los dientes es prácticamente idéntico al de las poblaciones modernas.

La morfología facial es similar a la de Homo sapiens, con orientación coronal y ligera inclinación hacia atrás de la placa infraorbital que determina la presencia de una fosa canina muy conspicua. El borde inferior de esta placa es horizontal y ligeramente arqueado. El arco superciliar es en doble arco y la capacidad encefálica, estimada a partir de un fragmento incompleto de hueso frontal, indica una cifra superior a los 1000 cm³. La morfología de la mandíbula recuerda a la de ciertos homínidos muy posteriores, del Pleistoceno Medio, de la especie Homo heidelbergensis, como los de la Sima de los Huesos, también de Atapuerca. El esqueleto postcraneal indica una cierta gracilidad en comparación con la mayor robustez del Hombre de Neanderthal de la segunda mitad del Pleistoceno Medio.

La mayoría de individuos alcanzarían una altura de entre 160 y 185 centímetros, con un peso de entre 60 y 90 kilogramos.

En la actualidad, la validez de esta denominación como especie diferente es defendida por sus descubridores y otros expertos, que consideran que H. antecessor precede a H. heidelbergensis y por tanto es también antepasado de H. neanderthalensis; sin embargo, parte de la comunidad científica la considera una simple denominación, no específica, para referirse a restos encontrados en Atapuerca, que ellos asignan a la especie H. heidelbergensis o bien, la consideran una variedad de Homo erectus/Homo ergaster.


Atapuerca se convirtió en el principal argumento para defender que hace un millón de años un
grupo de homínidos se adaptó al ecosistema mediterráneo y evolucionó hacia los neandertales. Con una tecnología simple pero con estrategias sociales y económicas muy aptas, estos cazadores-recolectores dominaron su medio. Fueron los antecessor, los pioneros.



Diagnosis. Tiene una mezcla de rasgos arcaicos y
modernos. Cejas abultadas con doble arco; fosa canina; capacidad craneana de 1000 cc.; 1,70 m de estatura; mandíbula delgada; dientes pequeños, en particular el último molar; grandes incisivos con forma de pala; y poca cavidad pulpar en las raíces de los dientes. Su patrón de desarrollo sería similar al nuestro, con niñez y adolescencia prolongadas.


En el nivel TD6 de Gran Dolina se han localizado restos fósiles del cráneo y del esqueleto postcraneal de la especie Homo antecessor.


Esta cueva es seccionada por la construcción del trazado para el ferrocarril a finales del siglo XIX. Tiene 18 m. de potencia y otros tantos de anchura, sin que conozcamos por el momento su desarrollo interno. Sus sedimentos comenzaron a acumularse hace un millón de años y cerca de los 200.000 la cueva se colmató. En 1993 se comenzó un sondeo de seis metros cuadrados que ha llegado hasta la base del yacimiento.En la actualidad se excava el nivel TD10 ,un campamento de hace 400.000 años.


El medio. La Sierra era en esta época un lugar templado, con abundantes masas boscosas y zonas de espacios abiertos.Grandes ríos y charcas recorrían el territorio, con algunas aves acuáticas migratorias. Jabalíes, ciervos e hipopótamos pastaban en los bosques de robles,castaños y encinas.
La diversidad y número de carnívoros sugiere una gran riqueza de animales.


La tecnología.La industria lítica de TD6 se adscribe al Modo tecnológico 1 u olduvayense.
Los antecessor usaron dos tipos de sílex y de cuarcitas,con algunas areniscas y cuarzos. Los utensilios se hacían en la cueva, aportando cantos y nódulos para obtener filos sencillos o
denticulados tanto sobre los núcleos como sobre las esquirlas resultantes. La técnica era muy
simple,sin que se aprecie buscar productos estereotipados.


El comportamiento.A pesar de la gran variedad elementos vegetales que conformaban su dieta, antecessor practicaba el canibalismo. Aportaron a la cueva muchos restos de animales,a seis congéneres,y los frutos del almez. También trabajaron la madera, quizá para hacer utensilios. Fueron acertados cazadores de varios tipos de cérvidos, équidos y grandes bóvidos,y carroñearon despojos de grandes ungulados como mamuts o rinocerontes.Allí curtieron pieles y comieron la carne y médula de animales y personas sin distinción.


DMANISI: A LAS
PUERTAS DE EUROPA 

Espectacular yacimiento a orillas del mar Negro, en Georgia, que ha proporcionado varios cráneos de H. ergaster, una rica fauna con lobos, rinocerontes, ciervos o avestruces, y numerosos instrumentos de filiación olduvaiense. Su cronología es cercana a 1,7 m.a. Los homínidos, de pequeña capacidad craneana, vivían junto a un lago, en un ambiente con abundante bosque dentro de un clima templado. Los carnívoros debieron usar el sitio como cubil, aportando buena parte de los mamíferos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada